Los más punks del cine español

Aunque este post se centra en la gente del cine español más actual (porque son los que puedo conocer en persona), es de justicia aclarar que el más punk del cine español, con mucha diferencia, ha sido y será Paco Rabal:

Porque Paco Rabal:

  • Recordaba el nombre de todos y cada uno de los camareros que le habían servido una copa en su vida.
  • Controlaba los tiempos de la noche como nadie, y sabía cuando era necesario comerse un cocido o tomarse un café para poder continuar la juerga.
  • Cuando le cerraban las discotecas, y le cerraban los afters, era capaz de colarse en una comunión para seguir bebiendo.
  • Podía pasar varios días de fiesta, pero solo a base de alcohol y café. Le emputecían muchisimo las drogas. No podía ni verlas. Y eso en el cine español es ser muy punk.

Después del justo homenaje al maestro entre los maestros, vamos con los más punks del cine español de estos días.

Gabino Diego

Es famoso por su pasión por cantar… y por lo mal que lo hace. Y se lleva la guitarra a todos los rodajes. Si alguna vez ruedas una película con él en una localización remota, donde hay convivencia nocturna entre los actores… ahí estará el cantando. Y creo que no lo hace para intentar ligar con las chicas cuan quinceañero. No. Lo hace porque le apasiona.

Alejandro Amenábar

Con su carita de chico tímido que no ha roto nunca un plato siempre se ha dejado ver por la noche gay madrileña más normalita y menos chic: Gris, cool, etc…, siempre rodeado de amigos de toda la vida y chicos guapos. Está en la lista de los más punks por sus fiestas de fin de año, piscina, jacuzzi y demás.

Elena Anaya

Mito y diosa para muchos, no solo sexual sino también profesional. Para otros, desquiciada. Para unos devora hombres, para otros lesbiana caprichosa. Es muy punk porque cada uno tiene una imagen de ella.

Alex de la Iglesia

Por haber hecho películas tan negras (y tan punks) como Crimen Ferpecto, La Comunidad, 800 balas o Balada triste de Trompeta. Por tener los cojones de plantar a los políticos. Por contar los secretos de sus rodajes desde los Crímenes de Oxford en varios blogs (por aquel entonces no tan conocidos). Por estar con Carolina Bang. Por los Dry Martinis que se toma.

 

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook8Share on Google+0Pin on Pinterest0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *