Rajoy, el matrimonio homosexual, el nombre y la familia

Esta mañana la Cadena Ser ha realizado una entrevista a Mariano Rajoy donde ha vuelto a insistir en uno de sus temas favoritos:

 

nosotros, eh…mi discrepancia en el tema del matrimonio homosesual, que lo hemos recurrido al tribunal constitucional, está en el nombre,  ¿no? fundamentalmente en el nombre

 

Su discrepancia está en el nombre. Parece que da a entender que lo demás está bien, que solo un asunto tan nimio como el nombre es lo erróneo. Y si solo está en desacuerdo con algo tan poco importante como el nombre, ¿por qué lo recurre al Tribunal Constitucional que es un Tribunal muy serio que tiene asuntos mucho más importantes que atender que un simple nombre? La respuesta es bien sencilla: porque para ellos, el nombre es muy importante. Al querer obligar a usar otra palabra para los matrimonios que se celebren entre dos personas del mismo sexo quiere decir bien alto: “Ey, lo nuestro sí es matrimonio de verdad, lo vuestro no”, “Nosotros sí tenemos matrimonios normales, vosotros no”, “Nosotros sí somos familias, vosotros no”, “Nosotros sí somos normales, vosotros no”.

También es terrible el modelo de familia tradicional que viene a defender el señor Rajoy y sus huestes populares: un padre y una madre muy trabajadores con dos niños preciosos vestidos de Ralph Lauren que pasan los domingos en el club de golf. Llamar a esto familia tradicional a parte de ser una estupidez es una grandísima mentira que demuestra una falta terrible de conocimiento de la historia de los últimos veinte siglos. Si el señor Rajoy quiere hablar de familias tradicionales tendría que hablar de familias donde el marido compra a la esposa, el padre de ella da una dote al marido, hombres que se casan con una jovencita, la matan a base de parir 14 hijos y se vuelven a casar con otra jovencita, mujeres que deben obedecer a sus maridos, madres que su única misión era amamantar y criar a los hijos, padres que no se preocupaban de la educación de sus hijos, etc… Nos guste o no esa es nuestra historia (bastante influida, por cierto, por la iglesia católica) y si existe una tradición es esa. Afortunadamente los tiempos han cambiado, y las familias han evolucionado y se han adaptado a los tiempos con cambios mucho más impactantes que el hecho de que haya un padre y una madre o dos padres o dos madres: la incorporación de la mujer al mundo laboral, el reparto de tareas domésticas, los divorcios y las familias monoparentales, etc…

Si hay alguna mariquita pepera leyendo esto (a las que en breve dedicaremos una entrada) me gustaría recordarles unas líneas básicas de pensamiento de ese partido al que piensan votar:

  • “Los homosexuales son diferentes a nosotros, nosotros somos los normales y los buenos”
  • “Las familias buenas son las nuestras, las vuestras no son normales ni buenas”
Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook88Share on Google+0Pin on Pinterest0

12 thoughts on “Rajoy, el matrimonio homosexual, el nombre y la familia

  1. Nils says:

    Una pregunta!! Si la familia tradicional vestidita de Ralph Lauren, les sale el hijo mayor marica, dejan de ser una familia tradicional para convertirse en otra cosa o pueden seguir ostentando el título de “familia tradicional”??

  2. Nils:
    Si lo llevan al psicólogo para intentar “curarle” o le piden consejo a su párroco supongo que sí. Si lo echan de casa por “maricón” creo que también, porque eso es muy tradicional de la derecha española. Si lo aceptan y empiezan a invitar a su novio a comer los domingos y van a la boda ya no entran en esa concepción. Pero lo mejor que puedes hacer es preguntárselo a Álvarez Cascos :p

  3. Cultureta says:

    Tenías que haber terminado el artículo con:

    STAT ROSA PRISTINA NOMINE, NOMINA NUDA TENEMUS

    que traducido y simplificado viene a ser:

    “De la rosa nos queda únicamente el nombre”

    Te habría quedado mucho más cultureta.

  4. Pepe says:

    Desde una postura liberal no se defiende el matrimonio homosexual como no se defiende ningún otro tipo de matrimonio, por ser una intromisión del Estado en la vida privada del individuo. Además para los mariquitas del PP a los que haces referencia les debe dar igual estar en paro, arruinados, con un país al borde de ser intervenido, ¡qué más te da Mari, si te puedes casar!

    VOTA PP

  5. Nils says:

    Pastosos, cual de todos sus múltiples hijos es el agraciado mariquita?? que llevo un par de googles y no le veo!!

  6. Sempronius says:

    Muy queridos todos:

    El sujeto que espeta “VOTA PP” está queriendo decir “Vota a Esperanza Aguirre”. Que conste que lo ha dejado claro “desde una postura liberal” mostrando las vergüenzas del partido al que votará. Descuidad, que a partir del 20 N tendremos año mariano. A la sazón del devenir del viaje, casi todas las pollas apuntan a Mariano, qué le vamos a hacer… Lo que ocurre aquí es que lo pobre del argumento de estar en paro y arruinados con un país al borde de ser intervenido achacado al partido en el gobierno, es tan desafortunado como la gestión política en este país que tan buenas mingas cosecha. ¿Cómo si no vamosa ser competitivos con una terciarización abusiva del sector productivo? ¿Cómo se puede tener una economía “fuerte” basándola en una monoespecialización de la que dependen el 90% de las Pymes? Cualquier sabe que eso es pan para hoy y hambre para mañana… Así que pepero, no nos vengas con cantos de sirenas, cuando quereis vivir analmente empalados de mascarón de proa, vamos, lo que viene siendo la reina de los mares que parte la pana y, si se tercia, el bacalao.

  7. asds says:

    Claramente, los homosexuales viven y han vivido mucho mejor en regímenes izquierdosos, como Cuba, Corea del Norte o China. Dónde vamos a parar…

  8. MonEsVil says:

    Por difícil que parezca, no se puede caer en la fácil tentación de contraargumentar los «argumentos» de los fachas que nada tienen que ver con el matrimonio homosexual (tales como el estado de la economía, o cómo se vive en Corea del Norte), porque es incurrir en la falacia que se llama non sequitur. El matrimonio igualitario o entre personas del mismo sexo debe discutirse por sus virtudes y defectos, por sus propias luces y sombras, y en un contexto determinado: el nuestro. Todo lo demás es obiter dictum y carece de relevancia.

    Pero claro, no hay que perder de vista precisamente por qué los fachas no hacen eso: en ese campo, hace tiempo que perdieron miserablemente.

  9. Bolonio says:

    Desde luego, no entiendo por qué los peperos y las mariquitas peperas se enfadan con las almas descarriadas que frecuentamos este blog.

    Pierden el tiempo intentando convencernos de que son un partido de centro liberal, abierto y tolerante con todos. ¡Lo raro sería que sí lo fueran! Señores, que ya tenemos una edad y si bien chupamos pollas, no nos chupamos el dedo.

    Pero ojo, a las mariquitas socialistas también las he de advertir. Abrid los ojos, pues según parece vuestro querido ZP ha confesado que él no veía claro el título de “matrimonio gay”, pero el nombre se lo impuso Pedro Zerolo (La Vanguardia, 23 de agosto de 2011).

    Así que niños, dejad de discutir, que unos y otros son la misma mierda pero con distinto culo.

    Mejor sigamos haciendo lo que mejor se nos dá. Salir a la calle y hacer lobby.

  10. santee says:

    La iglesia católica, es absolutamente responsable y a nivel mundial cualquier religión, de guerras, intolerancia, persecuciones etc…
    Los talibanes fundamentalistas cristianos no tienen nada que envidiar a sus homónimos musulmanes.Sin religión el mundo sería un lugar más humano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *