El sexo y los pezones

Pezones de un lector de este blog

Los hombres no tenemos “tetas” protuberantes como tienen las mujeres (exceptuando a algunas musculocas vigoréxicas). Tenemos sin embargo pezones que en un principio no sirven para nada porque nosotros no podemos dar de mamar (bueno sí, cochinos, pero no de ahí). Pero los pezones puede ser muy útiles, según para qué personas, en las relaciones sexuales.

De acuerdo con su actitud hacia los pezones en el sexo podemos encontrar varios tipos de personas:

  • Pezonófobos: no soportan nada relacionado con los pezones
  • Pezonófilos: les gusta que los pezones formen parte de la excitación sexual
  • Pezoindiferentes: les da completamente igual

Dentro de los pezonófilos, por supuesto, hay distintos grados:

  • Aquellos que les excita que les toquen, acaricien, laman y chupen los pezones, serían pezonófilos pasivos
  • Aquellos que les excita tocar, acariciar, lamer y chupar pezones, serían pezonófilos activos
  • Los que comparten los dos puntos anteriores podríamos calificarlos como pezonófilos versátiles
  • Los que no sólo les encanta el tema pezones, sino que es lo que más les gusta de todo el sexo (o se excitan por el simple hecho de ver un pezón) serían pezonófilos radicales
  • Los que ya no solo les gusta que se los laman o chupen sino que se los pellizquen o muerdan hasta el dolor serían sadopezonófilos

Como todo en el sexo el truco está en ir descubriendo qué le gusta a tu pareja, o hacerle ver lo que te gusta, experimentando poco a poco. No conviene atacar un pezón directamente con demasiada ansia porque puede resultar doloroso, es conveniente que esté húmedo… vamos, como un clítoris.

Para terminar una pequeña encuesta.

¿Cual es tu relacióncon los pezones en el sexo?

View Results

Loading ... Loading ...
Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

One thought on “El sexo y los pezones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *