Las 10 cosas que más daño han hecho

Las 10 cosas que más daño han hecho a este mundo son:

 

1.- Amélie. La película de Jean-Pierre Jeunet no es especialmente mala, es simplemente una gran tontería. No llega siquiera al calificativo de cuentecito, porque estos al menos tienen una moraleja. Amélie es la historia de una chica medio mongola que no hace más que ponerse de perfil mirar todo con una media sonrisa y hacer el tonto por la vida. El problema es cuando la gente no solo se toma en serio la película, sino que quieren que su vida sea como la de Amélie, contemplando la vida con cara de estúpidos haciendo el mongolo y esperando a que aparezca un principe azul y sean felices haciendo el mongolo juntos.

 

 

2.- El Circo del Sol. Para empezar es una compañía (si, nada de una coperativa o grupo de artistas) canadiense. Desconfíen de todo lo que venga de Canadá. Se traen un buenrollito vegetariano respetanimales muy hippie ochentero, y su máxima es la belleza plástica y una obsesión por que todo parezca a cámara lenta (¿debería haber puesto en esta lista la Super Slow Motion de Canal+?). Mucho colorido y mucha música barata. Las nefastas influencias del circo del sol las encontramos en sitios tan diferentes como la puesta en escena de una ópera o un escaparate de H&M.

 

3.- Los 40 Principales. La maldita radiofórmula que mató la música de este país. Y sus locutores creando escuela. Una vez que hayan desparecido, tardaremos siglos en recuperarnos.

4.- Friends. Que conste que a mi Friends me parece una serie muy buena, pero ha causado un daño terrible entre los jóvenes de su generación. 4 amigos con poco oficio y mucho beneficio. Trabajan poco o nada, tienen muchísimo tiempo libre para pasarse el día de una casa a otra y encima viven en pisos estupendos en Manhattan. Medio mundo pensó que eso de salir del pueblo a la gran ciudad otorgaba directamente el derecho a vivir en un piso al estilo Friends. Pero la realidad era más dura, jornadas laborales interminables por un mísero salario que apenas da para pagar una pequeña pocilga a las afueras compartida con unos compañeros de piso tremendamente estúpidos. Los psiquiatras estiman que el 12% de las recetas de Prozac están íntimamente relacionadas con el efecto “delilusión-en-mundo-no-es-como-en-friends”.

 

 

 

5.- Los cebos de la tele. Esa práctica de te enseño un poquito lo que voy a contar después para llamar tu atención y te quedes pegado a la pantalla hasta que al final te lo cuento (y normalmente no era para tanto). Puede que a mi me parezcan la cosa mas inmoral, desagradable y denigrante (no solo es eganañar, es tratar al espectador como si fuera imbécil), pero tienen su razón de ser comercial: que la gente vea la publicidad. Lo terrible es que la cultura cebo se ha extendido a otros ámbitos de la vida, y ahora la gente antes de contarte las cosas usa cebos, te llama y te dice que te tiene que contar algo, pero que tiene que ser en persona, o alargan las historias hasta el infinito. Terrible

 

6.- El cibersexo. Porque antes de que existiera el cibersexo lo más parecido que había al sexo real era… el sexo real. Ahora con este sucedáneo los hay que se enchufan la cam, se hacen su ciberpajilla con una tabla de planchar de Sabadell y ya están relajados para todo el fin de semana y pueden pavonearse por las discotecas cómo si ellos fueran de una raza superior que no necesitara sexo.

7.- Los móviles con altavoces. Los que tienen que usar el transporte público bien sufren a los horteras de turno que no es que no tengan dinero para comprar unos auriculares baratos, no, es que quieren torturar a todos los de su alrededor con su insultante música.

8.- Pesadilla antes de Navidad. Si bien es una buena película, simpática, bien hecha y con una banda sonora genial, el abuso que se ha hecho del merchandising de todo tipo por parte de los emos ha sido terrible. Mochilas, estuches, calcetines, sudaderas, camisetas, llaveros, fundas para el móvil, fondos de pantalla  y lo que es mucho peor (y a lo que los emos son muy dados): ¡ tatuajes! ¡quién no se ha tirado a un emo con un tatuaje de Jack Skeleton!

 

 

 

 

9.- Operación Triunfo, Fama y demás realities. No por los productos que sacaron (que daban pena) ni por imponer un estilo chavacano, sino por todas las ilusiones que crearon en nuestros jóvenes más ilusos. Les hicieron creer que se podrían dedicar todos a cantar y a bailar, porque ellos lo valían. Ay, almas de cántaros… que para ser bailarín profesional hay que TRABAJAR mucho, y solo pocos llegan, y muy poquitos viven de eso… ¿y vosotros porque habéis visto 4 castings de fama ya creéis que no tenéis ni que estudiar ni que aprender un oficio?. Pobres.

10.- Las películas en 3D. Porque para compensar, los guionistas no hacen más que escribir historias y personaje planos.

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook118Share on Google+0Pin on Pinterest0

2 thoughts on “Las 10 cosas que más daño han hecho

  1. Acertadísimo lo de Amelie. Además, su rostro siempre me ha recordado a un Alien de esos viscosos, al estilo mantis. Enorhabuena por el blog, fantástic.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *