Mamadas

Aunque ya dedicamos un artículo a los maricas mamones el tema es tan amplio (e interesante) como para dedicarle este nuevo artículo.

Perspectiva histórica

(Si lo vuestro no es la historia ni las estadísticas podéis ir directamente a la parte práctica)

Las mamadas son tan antiguas como el mismo hombre. Quizá un poco más, pues otros primates, los bonobos, las practican de forma habitual. Los bonobos en general son geniales porque están todo el día teniendo sexo, se prostituyen por comida, hacen orgías, sexo entre dos hembras, dos machos, etc…

En la antigua Roma las felaciones, como casi todo, tenían importantes connotaciones  relacionadas con el poder. Recibir una felación se consideraba un acto pasivo (del mismo modo que ser penetrado) impropio de los ciudadanos romanos.

En la Grecia clásica eran alabadas las cualidades de sus mujeres como mamadoras. Tenían fama las mujeres de Lesbos como las mejores de todas ellas. De hecho el verbo griego lesbiázein significaba precisamente felar. El uso del término lesbiana para designar a mujeres homosexuales fue introducido posteriormente por el cristianismo bajo la influencia de la poesía de Safo (en la antigua Grecia se referían a ellas como tríbada).

Es en Egipto donde las mamadas adquieren una importancia muy relevante tanto en la vida social como en la religión: los dioses Shu (el aire) y Tephnut (la humedad) nacen del semen que escupe Atum después de realizarse una autofelación. En Egipto aparece la figura de las felatrices, mujeres que sin ser prostitutas practican felaciones a hombres desconocidos. Estas felatrices se pintaban los labios de un colo determinado para que los hombres lo supiera fácilmente. Adquiere aquí la felación la consideración de arte. Se sabe que la propia Cleopatra era una de las mejores felatrices y eran famosas sus fiestas en las que realizaba una mamada a todos y cada uno de sus invitados.

En la cristiandad, sin que la Biblia haga una condena específica del sexo oral, siempre se han interpretado todos los actos sexuales cuyo fin no sea la procreación como actos impuros y pecaminosos.

El Corán tampoco dice explícito sobre el sexo oral, aunque algunas interpretaciones modernas consideran que mientras no entre líquido en la boca son aceptables.

Estadísticas

Según estadísticas modernas el 90% de los hombres norteamericanos de entre 25 y 44  ha recibido alguna vez una mamada, aunque este porcentaje cae hasta el 50% si se les pregunta por el último año. El 10% de los hombres de entre 15 y 17 años no ha practicado la penetración pero si les han hecho una mamada. No tenemos que consultar ninguna estadística para saber el porcentaje de de hombres homosexuales que han hecho o recibido una mamada, ¿verdad?.

Práctica

Las mamadas se podrían clasificar en aquellas en las que el mamón hace absolutamente todo y el “activo” solo pone su pene erecto sin hacer nada y aquellas en las que el mamón solo pone la boca quieta y el activo se la penetra (irrumación o “follar la boca”). Sin embargo la práctica la mayoría de las mamadas suelen combinar un poco de ambos tipos. Lo que si es interesante es distinguir una serie de técnicas mamatorias. Como casi todo en esta vida, una buena mamada no solo se compone de técnica sino también de pasión y, lo que es muy importante, empatía: descubrir en tu compañero de mamada qué forma y qué técnica es con la que más disfruta. Así habrá gente que prefiera un ritmo más rápido y otros uno más pausado, comerla hasta el fondo o juguetear con el glande, que les sujeten la cabeza con fuerza cuando maman o que se la dejen libres, etc…

Algunos parámetros básicos que podemos distinguir en las mamadas son:

  • Velocidad de chupada: en la variedad está el gusto. Unos disfrutan con unas mamadas a velocidades de vértigo y otros prefieren las mamadas más lentas. Es mítica la frase de queja: “oye, que no es un chupachups” ante mamadas demasiado rápidas.
  • Intensidad: Es la intensidad con la que los labios aprietan la polla durante la mamada.
  • Profundidad: Esto es comerse la polla hasta la mitad o hasta el fondo. Para comerse según qué pollas es necesario desarrollar la técnica de “garganta profunda” (véase más abajo) para poder comerlas hasta el fondo.
  • Ritmo: que puede ser constante o variable en función de los cambios de velocidad.
  • Uso de la lengua: utilizar o no movimientos de la lengua combinados con el rozamiento que proporcionan los labios.
  • Acompañamiento del mamado: La manera en que el mamado acompaña la mamada: con suaves caricias en el pelo, acompañando el ritmo del mamador, marcando el ritmo al mamador o obligando al mamador a tragar hasta el fondo.
  • Acompañamiento del mamón: El mamón puede usar sus manos para sujetar la base del pene, pero también para hacer otras muchas cosas como caricias en el vientre, en los huevos, estimular el perineo, etc…
  • Contexto: el contexto juega un papel muy importante en la excitación erótica. Así hay gente que encontrará muy excitante realizar o que le realicen mamadas en baños de discotecas, mientras uno está fregando los platos o viendo el partido de fútbol, etc…
  • Finalización: esto es, lefa fuera, lefa dentro y escupida o lefa dentro y tragada. No hay más.

Además de estos parámetros, podemos identificar una serie de técnicas o trucos que hacen de las mamadas una experiencia sexual mucho más rica:

  • El caramelo de menta: cuando por la boca del mamón acaba de pasar un caramelo de menta la sensación de frescor se transmite a la polla. Unos la aman, otros la odian.
  • Con agua fría: el mamón ingiere agua enfriada previamente con mucho hielo, y sin que se le caiga se mete la polla en la boca enfriándola de golpe, para luego sin sacársela tragarse el agua y volver a calentar la polla. Hay gente muy fan de estos contrastes.
  • Garganta profunda: técnica que consiste en tragarse la polla hasta el fondo apartando la campanilla para no provocar arcadas. Una vez ahí se puede succionar el aire para hacer vacío y generar una sensación de succión profunda.
  • Lengua de serpiente: juguetear con movimientos rápidos de la lengua en el frenillo o el glande.

 

Como siempre, podéis aportar vuestra experiencia y vuestras técnicas ahí abajo, en los comentarios.

Tipos de maricas: las maricas peperas

Por fin llega el post mas deseado y solicitado de la serie tipos de maricas: las maricas peperas, también conocidas coloquialmente como maripeperas.

En este análisis no vamos a entrar demasiado en los motivos que pueda tener un marica para ser votante del PP. Baste decir que suelen argumentar que para ellos es más importante su bolsillo, los impuestos que pagan y el rumbo económico del país que el derecho a poder casarse. Muchos además dicen que donde metan su polla (o donde se la metan) es un asunto estrictamente privado que no tiene nada que ver con el resto del mundo (excepto, supongo yo, quienes se la metan). No suelen mencionar sin embargo la parte de ser considerados ciudadanos de segunda. En fin, tonterías para idealistas.

Muchos maricas del PP siguen en el armario y a otros les ha costado salir más de la cuenta (luego son las más locas). Esto encaja perfectamente con la típica hipocresía moral de la más rancia y tradicional derecha española: los sábados de putas y a misa los domingos. Hay muchos casados (con mujeres,  ¡lo otro no es matrimonio!) y otros que aún niegan que sean maricas. También hay mucho curilla atormentado o cura progre. ¡Cuanta contradicción!

 

La mayoría de las maricas peperas se ha criado en el seno de una familia conservadora,  muchas de ellas  pudientes. Así tenemos a una legión de maricas con el mismo look pijo de colegio y universidad privada. Este look va evolucionando con los años pero siempre es fácilmente identificable. Pero ojo, que también hay legión de imitadoras, que sin ser ni pijas ni peperas quieren vestirse de ese modo, porque lo pijo, según para quien, vende. ¡Cuánto le debe Ralph Lauren al colectivo marica del PP!

 

Hay mucha marica pepera homófoba y plumófoba que no soporta a las maricas que se ponen pelucas y se van a divertirse a las fiestas del orgullo gay. Estas fiestas les horrorizan porque según ellos dan una imagen distorsionada de los gays. Para ellos son muy importantes las apariencias, ya se sabe. ¡Cuánta intolerancia!

 

Un pequeño grupo en vías de extinción son las maricas peperas tradicionales y folklóricas que aman la copla, a Juanita Reina y a la Piquer por encima de todas las cosas. Apenas quedan unos pocos entre dependientes de El Corte Inglés y travestis cincuentones. ¡Salvémoslas!

 

La religión está muy presente en toda la derecha y no iba a ser menos entre las maricas peperas. Maricas que confiesan sus pecados pero no sus enculadas o maricas atormentadas. Hay otras que siendo mucho más prácticas follan lo que quieren sin remordimientos y se quedan solo con su virgen y sus procesiones de semana santa. Y es que ya lo decía Manuela Trasobares, les encanta el barroquismo.

 

Las maricas peperas cándidas son mis preferidas. Esas que odian la promiscuidad del mundo gay, y quieren, como sus hermanas mayores, encontrar a un chico guapo con el que casarse para toda la vida, tener hijos y formar una familia… eh… stop. Nada de matrimonio. Nada de adopción. ¡Almas cándidas!

 

Hay mucha marica pepera que son fanboys de Esperanza Aguirre. Intentando encontrar una explicación a este fenómeno, la única que nos satisface parcialmente es que esta gente admira a Esperanza Aguirre porque quieren ser como ella: toda una señora y malas, muy malas.

Y así podríamos seguir hasta casi el infinito pero nuestro tiempo es finito y seguro que con los comentarios pueden todos ustedes aportar mucho más.

 

PD: Al final el artículo se iba a quedar sin que pusiéramos una foto de una marica pepera auténtica. Ahí va:

Del follar y de las ilusiones

Va, tío. Perdona que te de la lata. No soy uno de esos borrachos que van por ahí contándole su vida a la gente. Lo que pasa es que los tíos somos todos iguales. Entre heteros esto no pasa. Porque los tíos… los tíos solo pensamos en follar. Una pareja heterosexual tiene a una tía que normalmente es la que frena todo un poco y se aferra más a la realidad.

Nuestra relación se basaba en follar. ¡Qué coño, nos conocimos follando! Follábamos de puta madre y a partir de ahí, tío, empezamos a querernos. Pero un huevo. Nos queríamos un huevo. Y claro, al final te lo crees. Te crees que llevas una relación normal. Te vas a vivir con él a un piso en el centro y empiezas a hacer todas esas cosas que te han metido en la cabeza, que si unas vacaciones, que si presentarlo a la familia… esas cosas.

Éramos felices. O por lo menos lo más cerca que yo he podido estar de la felicidad. Y él también, ¿eh? Llévabamos una vida de puta madre. Él con su curro en la universidad tenía mucha libertad. Yo renuncié a subir en mi trabajo para tener más tiempo y poder pasarlo juntos. Y no me arrepiento, ¿eh?. Lo hice porque era lo que me apetecía hacer. Viernes libres, salir temprano por las tardes, juntarnos para comer en los restaurantes de moda, salir de copas como cabrones… ¿sabes?  a este pub veníamos mucho. Porque no nos encerrábamos en nuestro mundo de pareja como hacen muchos otros. No tío. Nosotros manteníamos nuestros colegas, los míos y los suyos. Lo mismo nos íbamos un grupito a una casa rural al monte que nos quedábamos aquí de fiesta, saliendo como si no hubiera mañana. Joder, ¿no es bonito emborracharte con tu novio? Una botella de JB para los dos. Hasta eso compartíamos. Una puta botella solo para nosotros dos y acabar borrachos, abrazados, cantando chorradas y al llegar a casa follar como leones. Joder, es que era perfecto.

Pero un día, sin que hubiera pasado nada raro, llega y me dice que me deja.Que ha conocido a alguien, un tal Juan, un puto bombero. Que si sabía que lo nuestro no iba a ningún lado, que si él era muy joven para andar medio casado… excusas todo. Joder, hasta habíamos estado mirando para tener un crío de una madre de alquiler en Estados Unidos. Una puta excusa. Porque al final todos somos tíos, y eso se nota. Lo que el cabrón quería era follar. No follar más, pero sí follar con otros. Demostrar que seguía siendo muy guapo y muy hombre y que se podía tirar a cualquier bombero buenorro que conociera en cualquier discoteca. Bien por él. Pero a mi me ha dejado jodido. Bien jodido. Además, así no se hacen las cosas. Seguro que se estaba tirando a ese tío desde véte tú a saber cuándo. Y el otro lo sabía seguro, ¿eh? Porque los tíos somos así de cabrones. Con tal de follar, nos dan igual los demás.

Pero bueno, ya basta de soltarte mi mierda, que hemos empezado hablando de la música y he acabado contándote mis miserias y ni siquiera nos hemos presentado. Yo me llamo Rafa.

– Yo soy Juan.

– ¿Y a qué te dedicas, Juan?

– Soy bombero.

 

Un día en la vida del becario twittero de Rajoy

7:00: Pufff, qué sueño, ayer hasta las 2am en la oficina. Pero es un trabajo. Voy a mirar mi twitter a ver si tengo una mención. El mío. Nada de curro hasta que llegue a Génova. Vaya, nada. Qué asco, 86 followers. Y el marianín, que se lo llevo yo más de 45.000. Vida perra de becario

8:00: Ale, ya estoy en la oficina. Lo primero ver si este me ha enviado el programa electoral del partido y así puedo twittear mejor. Nada. Estoy empezando a pensar que no es que sea secreto, es que no tenemos programa.

8:05: ¿Qué hago? ¿Miro las menciones o doy los buenos días?. Vamos a reirnos un rato venga, que es muy temprano:

  • “Señor @marianorajoy ¿Se cuece como Aznar o se enriquece como Camps? #preguntaleamariano”, jaja, esa es buena.
  • “Privatizar sanidad y educación, capullos asesorando en justicia y control de la prensa. Normal que @MarianoRajoy oculte su programa.”, ay, el programa… si yo te contara….
  •  “Señor @marianorajoy, ¿es cierto que quiere prohibir el matrimonio homosexual por envidia? #preguntaleamariano”, jojo, esta la cuelo en el resumen de prensa, ¡por mis huevos!.
  • “Señor @<marianorajoy si @esperanzaguirre privatiza la educación pública, ¿en qué colegio estudiará su niña? #preguntaleamariano”, ¿Mariano tiene una niña?, a ver que mire la biografía… ah no, dos niños. ¡qué perdida anda este!.
  • “Señor @marianorajoy ¿Charmander, Squirtle o Bulbasaur? #preguntaleamariano“, jajaja, Charmander, ¡siempre Charmander!. Y me gusta que siempre le llamen a Mariano “señor”. Así da gusto.

11:00: Joder, así no hay quien trabaje, toda la mañana descojonandome buscando algo serio que responder. En qué maldito día le dije a mi jefe que Mariano se tenía que hacer un twitter. Me bajo a desayunar

12:00: Bueno, pues ya va siendo hora de responder a alguien, ¿no?

12:01: Coooño, sms del tito Mariano, a ver si es una chorrada y nos reimos, como lo del aceite. “Regresando de Lorca donde el esfuerzo personal supera a los medios, que no acaban de llegar. Ayudaremos a que salgáis adelante”. Uy, una crítica al gobierno y una promesa. 2 por 1, ¡qué grande eres Mariano!

12:05: Venga, vamos a responder 10 menciones… qué no se diga que no trabajo. ¿Cómo las elijo? ¿Las 10 últimas? No, que eso es muy obvio. 5 positivas y 5 negativas, que se vea que somos ecuánimes. Bueno, mejor 8 positivas y 2 negativas, que tampoco somos tontos. Hoy voy a usar la técnica del scroll loco. 20 giros a la rueda del ratón y la que quede por debajo del puntero. Allá vamos! TheDoctorRodri dice: “@marianorajoy tengo clases de 5 personas y otras de 40, la calidad cambia mucho con el numero de personas bajo un mismo profesor…”. La pregunta es buena, y es fácil. Vamos a ver quien es este tal Rodri, no vaya a ser que respondamos a un pederasta rojo o a alguien de mal vivir. Humm, estudiante de arte de Cartagena… crítico pero moderado… este vale. Bien, pues vamos a responder. A ver qué dice el programa sobre educación… ah! que no tengo el programa. Pues me voy por los cerros de úbeda, le echo la culpa al PSOE y santas pascuas: “@TheDoctorRodri Sólo se puede repartir lo que se ha creado. Y lo que se ha “creado” en España es paro, endeudamiento, déficit…”. Ale, que bien me ha quedado.

12:15: Puff, 10 minutos para responder a 1… así no consigo responder a 10 ni de broma. ¡Espera! ¿Nuevo capítulo de malviviendo? ¡Voy a verlo!

12:45: Vamos a seguir leyendo menciones… ¡Anda! ¡si la mayoría llevan lo de #preguntaleamariano!. ¡Nos han creado un hashtag de esos y todo!. ¡Qué graciosos los pajilleros estos de twitter!. Pues les voy a responder, que no digan que no tenemos humor: “Felicidades al creador de #preguntaleamariano por el éxito obtenido. Queremos conocerte. ¿Te presentas a todos?”

13:00: Bueno, ya llevo unos cuantos tweets hoy. ¡Hora de Angry Birds!

14:00: ¡Anda, que es la hora de comer!

15:00: Leamos un poco: “@teleoperador Pues menudo piropazo le ha echado con eso @MarianoRajoy al @PSOE“. Ay, maldito teleoperador que está en todas y todos le retwittean. Regla nº1 del club del twitter de Mariano: “No entrar en polémicas”. Regla nº2 del twitter de Mariano”: “No enstrar en polémicas”. ¡Pues ahí os quedáis, rojeras!

15:05: Vamos a ver qué dicen los del partido a los que estamos siguiendo, que a esos hay que hacerles caso:

  • mariviromero: El II Festival Internacional de Cine Gay Costa del Sol proyectará las 9 películas LGTB más premiadas del momento bit.ly/pP9FlS” Uy, esta es una de las nuestra ¿no? ¿Y qué coño hace publicitando una cosa de maricones? Bueno, será que eso vende mucho en twitter, pero yo el tema ni lo toco, Regla nº3 del twitter de Mariano: “El matrimonio homosesual está recurrido al Tribunal Constitucional”
  • ecd:Álvarez Cascos no quiere abortos en Asturias. Subvencionará a mujeres sin recursos para que no interrumpan su embarazo dld.bz/argDr”. ¡Ay, si es que este era uno de los nuestros!. Pero nada, ya no está en el partido, asi que chitón.
  • alvarosantos7: Sara Montiel vende su casa por 3.100.000 euros con un video en internet : aquí tienes el vídeo completo… fb.me/1535spmjS” Uy, ¿cómo será la casa de Sara? Vamos a verla…

16:10: Joder, es que me he visto el vídeo de la casa de Sara Montiel y el de la Martínez Bordiú… lo mío no tiene nombre. ¿Uy, esta es la casa del Chendler el de Friends? A ver…

17:10: Joder, qué lento va youtube en la oficina, vamos a trabajar un poco. ¿Miro el facebook? Bueno, voy a mirar primero el mío…

18:20: Putos Sims sociales. Voy a twittear algo. Humm, Mariano está en Murcia con lo de Lorca ¿no?. Pues voy mandarle un sms al fotógrafo para que me mande una fotillo, que eso queda bien.

19:00: Anda, ha respondido. 40 minutos ha tardado el muchacho en pasar la foto de la cámara al móvil y mandármela. Si es que vamos mejorando como equipo. Cuando estemos en el gobierno vamos a ser ya la hostia. Y qué bonita ha quedado con sus señoras mayores con cara de pena y desesperación culpa de ZP y todo. Pedazo de tweet. Para que luego digan que no me gano mis 400 euros mensuales.

19:05: Hostia, las 7 ya. Y yo ayer me quedé hasta las 2am aquí. Hoy me voy a casa por mis santos cojones antes de las 8.

19:10: ¿Pues no me llama la de comunicación y me dice que tenemos que poner algo sobre lo del control de informativos en RTVE? ¿Y qué coño pongo yo de eso? Uy, mira: “PPMarbellaSP:García-Escudero celebra que el Consejo de RTVE revoque el acuerdo de supervisar los informativos ow.ly/1eN1aJ” que bien eso que dice Pío. ¿Se pueden hacer retweets? No pone nada en las reglas del Club de twitter… no sé que hacer. Va, les mando un mail a los de comunicación y que me lo escriban ellos, que es un tema delicado.

20:00: Estos no responden. Pues yo me voy a casa. #twitteroff. Uy calla, que casi pongo eso en el de Mariano.

Me gusta el fútbol

Hay canciones que retratan de manera maravillosa una época de nuestra historia. “American Pie” de Don McLean cuenta la historia del rock and roll (y de los Estados Unidos) entre 1959 y 1970. En España tenemos otros magníficos ejemplos, como la soberbia “De purísima y oro” que es una crónica de la posguerra o “La murga de los currelantes” de Carlos Cano que refleja cómo vivió el pueblo español el final del franquismo y la transición.

Sin embargo el mejor reflejo de los últimos años 80 y principios de los 90 lo encontramos en anuncio de televisión con su propia canción: “Me gusta el fútbol” de Canal+:

No falta nada de aquella España que acababa de entrar en la Unión Europea, vista siempre desde la óptica de la pasión por el fútbol y la pelota y con un toque de grabación casera de aquellas primeras cámaras de vídeo rudimentarias. No fata nada:

  • Los viajes del Imserso para la tercera edad al levante español, normalmente en temporada baja y con un fresquete que obligaba a llevar camisa

  • La superación del machismo, donde los niños podían jugar con muñecas y las niñas podían jugar al fútbol:

  • La baja productividad española de jornadas maratonianas en la oficina:

  • Las mini piscinas de plástico con las que la clase media española pudo sentirse un poco más cerca de la clase alta remojando a los niños y animales:

  • Los curas, que nunca han desaparecido de España y mucho menos de los colegios:

  • Los chalets adosados de la clase media-alta:

  • Y aquellas pelotas hinchables gigantes que regalaban las marcas de crema para el sol:

Nunca se había dicho tanto en tan sólo 30 segundos. Una auténtica obra de arte. Y una canción cojonuda.

Rajoy, el matrimonio homosexual, el nombre y la familia

Esta mañana la Cadena Ser ha realizado una entrevista a Mariano Rajoy donde ha vuelto a insistir en uno de sus temas favoritos:

 

nosotros, eh…mi discrepancia en el tema del matrimonio homosesual, que lo hemos recurrido al tribunal constitucional, está en el nombre,  ¿no? fundamentalmente en el nombre

 

Su discrepancia está en el nombre. Parece que da a entender que lo demás está bien, que solo un asunto tan nimio como el nombre es lo erróneo. Y si solo está en desacuerdo con algo tan poco importante como el nombre, ¿por qué lo recurre al Tribunal Constitucional que es un Tribunal muy serio que tiene asuntos mucho más importantes que atender que un simple nombre? La respuesta es bien sencilla: porque para ellos, el nombre es muy importante. Al querer obligar a usar otra palabra para los matrimonios que se celebren entre dos personas del mismo sexo quiere decir bien alto: “Ey, lo nuestro sí es matrimonio de verdad, lo vuestro no”, “Nosotros sí tenemos matrimonios normales, vosotros no”, “Nosotros sí somos familias, vosotros no”, “Nosotros sí somos normales, vosotros no”.

También es terrible el modelo de familia tradicional que viene a defender el señor Rajoy y sus huestes populares: un padre y una madre muy trabajadores con dos niños preciosos vestidos de Ralph Lauren que pasan los domingos en el club de golf. Llamar a esto familia tradicional a parte de ser una estupidez es una grandísima mentira que demuestra una falta terrible de conocimiento de la historia de los últimos veinte siglos. Si el señor Rajoy quiere hablar de familias tradicionales tendría que hablar de familias donde el marido compra a la esposa, el padre de ella da una dote al marido, hombres que se casan con una jovencita, la matan a base de parir 14 hijos y se vuelven a casar con otra jovencita, mujeres que deben obedecer a sus maridos, madres que su única misión era amamantar y criar a los hijos, padres que no se preocupaban de la educación de sus hijos, etc… Nos guste o no esa es nuestra historia (bastante influida, por cierto, por la iglesia católica) y si existe una tradición es esa. Afortunadamente los tiempos han cambiado, y las familias han evolucionado y se han adaptado a los tiempos con cambios mucho más impactantes que el hecho de que haya un padre y una madre o dos padres o dos madres: la incorporación de la mujer al mundo laboral, el reparto de tareas domésticas, los divorcios y las familias monoparentales, etc…

Si hay alguna mariquita pepera leyendo esto (a las que en breve dedicaremos una entrada) me gustaría recordarles unas líneas básicas de pensamiento de ese partido al que piensan votar:

  • “Los homosexuales son diferentes a nosotros, nosotros somos los normales y los buenos”
  • “Las familias buenas son las nuestras, las vuestras no son normales ni buenas”

Fobia a la lefa

En general, a la mayoría de los maricas les gusta la lefa. Les encanta.

Existe sin embargo un amplio grupo que, aunque disfruten viendo generosas corridas en las películas y videos porno de turno, a la hora de la verdad les da asco. Tienen fobia a la lefa. Yo los denomino (en una  maravillosa cacofonía): lefófobos.

Los lefófobos olvidan que el semen producido en una corrida es el maravilloso resultado del orgasmo que acaban de provocar en otra persona o en ellos mismos y se centran en la parte más física: un líquido pegajoso y calentorro.

Follar con lefófobos suele violentar el final del sexo, porque o como activo te corres dentro del condón, o te quedan pocas posibilidades. No estamos aquí hablando de prácticas de riesgo como correrse en sus bocas, sino cosas mas light como hacerlo en sus caras, sobre su pecho o sobre esos maravillosos abdominales que a veces tienen. “No, te corres para ti”, dicen algunos. Otras veces, como haciendo un sacrificio por amor, dejan que se corran sobre ellos. Pero el gozo del reciente orgasmo en un pozo, porque inmediatamente saltan de la cama o de donde se hallaran para ir a buscar un triste rollo de papel higiénico para limpiarse, cortando así, de manera abrupta y limpia toda esa mezcla de agotamiento suciedad y relax que sucede a un orgamo. ¡Con lo bonitos que son esos momentos de dos amantes sobre la cama después de un polvazo, pringados de lefa, mirándose a la cara o al techo, haciendose alguna caricia, hablando o simplemente guardando un maravilloso silencio!

 

Lugares de moda para ligar

Eso de ligar en las discotecas, pubs, lugares de cruising habituales y gimnasios ya no está de moda. Y qué decir de ligar por redes sociales: demodé total y muy poco elegante. Ahora la moda está en, como los heteros, ligar en los lugares cotidianos:

  • En el mercadona: atención especial a esos chicos guapos que van a comprar solos a última hora de la tarde. Trabajan, son buenos partidos y según lo que lleven en la cesta de la compra os podréis hacer una idea de qué tipo de chicos son: mariquitas sanas si solo llevan cosas para ensalada, depresivas si llevan demasiado helado, etc… Ojo a que no lleven compresas o tampones que les hayan encargado sus novias dominantes.
  • En las tiendas de videojuegos: una mina de chicos armarizados de todas las edades. Si os gustan los geeks, es vuestro lugar.
  • En museos y exposiciones: llenos de culturetas y modernos. Además tendrán las defensas bajas ante tanto éxtasis artístico.
  • En el transporte público: el metro y el autobús siempre han sido clásicos de las miraditas sugerentes. Atrevéos a dar el último paso dándoles vuestro teléfono.
  • Los trenes de larga distancia: principalmente porque tienen cafetería y podéis recorrer todos los vagones fichando al personal o levantaros hacia ella cuando pase alguien interesante.
  • En una casa okupa: podréis encontrar hippies y punks con alto porcentaje gay y muy dados al amor fácil.
  • En cualquier agrupación política juvenil de vuestro barrio: chicos por debajo de los 30 llenos de ideales.
  • En cursos de cocina: están llenos de chicos que se han ido a vivir solos y buscan una manera de subsistir. Comer es una necesidad que hay que cubrir. El sexo también.

La virginidad

Existe una moda, muy extendida estos dias entre el colectivo homosexual más joven, que consiste en sentirse orgullo y presumir de “virginidad”. Para poder comprender este fenómeno pasamos a realizar un breve análisis sobre el tema.

La virginidad, como hecho físico, significa la presencia de un himen intacto en la mujer. Por tanto no es un concepto aplicable al hombre.

Existe otro concepto de virginidad: la virginidad sexual. Ésta si es aplicable tanto a hombres como a mujeres. Esta virginidad sexual viene determinada por el hecho de haber tenido relaciones sexuales o no. Sin embargo esto nos trae un nuevo problema: ¿Qué son relaciones sexuales?. En la respuesta a esta pregunta está el quid de la cuestión.

La corriente más extendida considera que una relación sexual es aquella que ocurre entre dos o más personas que mantienen un contacto prolongado  que involucre los genitales y/o el ano. Así, se consideran relaciones sexuales: una mamada, las típicas pajillas mutuas entre amigos jugando a la play, un beso negro, penetrar a tu novio con un consolador, un bukake, hacerle un dedo a una chica, comerle el coño, la penetración vaginal, la penetración anal, una doble penetración, etc…

Otra corriente, minoritaria y a opinión de los autores de este blog errónea, considera relaciones sexuales únicamente aquellas en las que hay penetración vaginal o anal con el pene. ¡Qué antiguos! A esta corriente se adhieren los mariquitas a los que nos refeíamos al comienzo del artículo. No han penetrado ni han sido penetrados pero se han hinchado a comer pollas, a que se las coman, a pajear y a que les pajeen pero se llaman orgullosamente a sí mismos “vírgenes”. ¡Cuánto daño han hecho los Jonas Brothers!

Un problema derivado de estas concepciones diferentes de las relaciones sexuales es la confusión que de da en el concepto más coloquial de follar. Cuántas veces nos habrá dicho un amigo que lleva 3 meses sin follar y nosotros, amplios de miras con el concepto de relación sexual, nos compadecemos por su triste sequía sexual para luego enterarnos con sorpresa que en esos 3 meses se han comido 12 pollas diferentes, algunas de ellas varias veces. Ah, es que eso no es follar, dicen. Para solucionar este problema lingüístico un sabio amigo, con sus 18 añitos formuló esta maravillosa doble definición: “follar es cualquier cosa, follar follar es polla en culo”. Creo que alguien lo escribió aquella noche en un post-it y le hizo una foto. Mataría por tenerla enmarcada en mi salón.

Las historias de Zorrita y Cultureta: El agua con gas

Zorrita y Cultureta sobre la cama. Cultureta está dormido y Zorrita le despierta haciéndole caricias en el pelo
Cultureta: (despertándose): ¿Qué?

Zorrita: Buenos días, príncipe

Cultureta: Ehh. Quita. Espera. Qué pasa

Zorrita: Tranquilo hijo. Estabas dormido y te estoy despertando porque me aburro

Cultureta: Sí, pero … tú… yo… en mi cama, en gayumbos…

Zorrita: Uy Cultur, ¿No me digas que no te acuerdas de lo que pasó anoche?

Cultureta: No. Y ya me lo estás contando

Zorrita: Joder, pues menudo polvazo me echaste

Cultureta: ¿Queeeeeee?

Zorrita: ¡Que no tonto! Tú te follaste a un orco y yo a otro

Cultureta: No me jodas. Mierda, no me acuerdo de nada. Joder, qué resaca

Zorrita: Es que menudo pedo anoche

Cultureta: Lo último que recuerdo es que estábamos en la puta Boite

Zorrita: ¿Te acuerdas del agua con gas?

Cultureta: ¿Qué agua con gas?

Zorrita: Que te empeñaste en pedir un agua con gas en la Boite porque decías que eso te bajaba el pedo

Cultureta: Déjate de chorradas. ¿A quién coño me he follado? ¿Y a quién coño te has follado tu EN MI CASA?

Zorrita: ¿Y tú te crees que yo me acuerdo de sus nombres?

Cultureta: No, pero cómo eran

Zorrita: Tú no hacías más que decirle al tuyo que se parecía a Brent Corrigan

Cultureta: No jodas, ¿y se parecía?

Zorrita: Que va, pero tu ibas pedo

Cultureta: ¿un orco?

Zorrita: Sí, un puto orco

Cultureta: Joder. ¿Y el tuyo?

Zorrita: Pues era guapete pero la tenía pequeña y no me estaba enterando, así que le dije que estaba muy borracho para follar y lo eché.

Cultureta: Tú en tu línea… ¿Y el mío cuándo se ha ido?

Zorrita: Pues a las 12 apareció por el salón. Me despertó para decirme que se iba, que tu no te enterabas de nada y me vine aquí porque tu sofá es una mierda

Cultureta: Mierda, es que no me acuerdo de nada

Zorrita: Mejor que no te acuerdes. Era un orco

Cultureta: Puff. No vuelvo a beber mi la vida

Zorrita: Agua con gas…

Cultureta: Eso. No vuelvo a beber en mi vida agua con gas. Puto agua con gas.