Putas y sueños

Hace ya unos cuantos años, al poco de llegar a Madrid, viví en piso modesto de una zona un poco turbia de Madrid. A mí me servía a la perfección y tenía cerca todo lo que un hombre puede necesitar para su día a día: un buen supermercado, un tienda de chinos abierta hasta tarde, un kiosko y un puticlub.

En algún momento, nuevas leyes decidieron que en Madrid ya no se podía comprar el tabaco en kioskos y tiendas de chinos (ahora se puede de nuevo en los primeros). Así, cuando a las 2 de la mañana me quedaba sin tabaco, algo muy propio de mí y que mi ex de aquel entonces siempre me recriminaba (deja siempre guardado un cartón que no uses para estas ocasiones, decía), la única opción era comprarlo en un bar, una discoteca… o en un puticlub.

El mono del fumador es superior a cualquier vergüenza y así entré por primera vez en el club “Paraíso”, dejándole claro al portero (Marco, un rumano con el que luego haría buenas migas) que yo solo iba a sacar tabaco. Hicieron falta unas cuantas noches más sin tabaco para que se rompiera el hielo: “hola niño guapo fumador”, “ya esta aquí otra vez nuestro principito del wiston”, “por qué no te acercas y te tomas algo, que no mordemos”. Una noche fría de invierno se rompió la última barrera y me tomé una copa, dejando claro, y sin ofender, que a mi no me iba “aquello”. Así conocí a Irene, Luz y Mar y poco a poco fuimos contandonos algo de nuestras vidas, inventadas o reales, daba igual. Les arreglaba el ordenador, les enseñé a usar internet, y durante un tiempo, si no había clientes, ayudaba a Irene con su curso de preparación para el acceso a la universidad de mayores de 25 años.

La noche antes de mudarme a otro piso, pasé a despedirme de las “chicas” y les prometí que de vez en cuando pasaría a visitarlas. Nunca lo hice. Pero hace poco pasé por la puerta del club “Paraíso” y ya no estaba Marco en la puerta. No entré, porque quiero seguir soñando que Irene consiguió hacer magisterio y ahora es profesora.

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook10Share on Google+0Pin on Pinterest0

2 thoughts on “Putas y sueños

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *