San Francisco de Asís: El traje del emperador

En los mundillos del arte, siempre ha existido una moda consistente en alabar y encumbrar expresiones marginales. Cuánto más extrañas y marginales, y sobre todo, más incomprensibles,  mejor. Así, estos aduladores de lo extraño podrán filosofar, establecer mil y una teorías y críticas que nadie se atreverá a refutar por desconocimiento y miedo.

En general esta gente busca la gloria y admiración de los demás al ser considerados “entendidos” en algo. Y desde luego no es nada nuevo. Ahora podríamos decir que son los “gafapastas”, pero mi tía me cuenta que su época los llamaban “intelectuales” y no paraban de hablar de escritores franceses que nadie conocía y de los que hoy nadie se acuerda.

Todo este rollo viene para intentar resumir mi impresión sobre las diversas crónicas y críticas que he leído sobre el reciente San Francisco de Asís de Olivier Messiaen que pudimos ver en el Teatro Real este mes de Julio. Me parece que está de moda decir que San Francisco de Asís “mola”. Y eligen que San Francisco “mola” porque si eligen otra ópera de Verdi, de Britten o de Shostakovich ya no destacarán como los poseedores del gusto más “cool” e incluso alguien podría contradecirles sus teorías y apreciaciones. Y que mucha gente que piensa que “no mola” no se atreve a decirlo para no quedar como un inculto frente a esa camarilla de aduladores de la obra de Messiaen.

¿Cuales son mis impresiones? Vayamos por partes:

Messiaen, el músico

Conozco gran parte de la obra de Olivier Messiaen, y en general me parece irregular. Como compositor experimental que fue, experimentó con diversos modos compositivos, jugando con el ritmo, armonía tiempos y demás elementos del discurso musical y el resultado fue variado. Su sinfonía Turangalila me parece una de las partituras más brillantes del siglo XX, pero algunas obras para piano o para órgano me desconciertan y me aburren hasta el infinito. Además en ciertos momentos su obra peca de una autocomplacencia muy elitista: temas que solo interesaban al propio Messiaen (y que quizá solo él entendía) como por ejemplo el sonido y “música” de los pájaros acaban dominando muchas de sus obras alejandolas del resto de los mortales.

San Francisco, la obra

Ante todo he de partir de una premisa: mi nulo interés por el personaje de San Francisco de Asís, su filosofía y su espiritualismo. Lo siento mucho, pero a mi ese rollo místico-mágico-cristiano no me va un pelo. Puedo entender que un cristo freak se emocione con estas cosas, o incluso un budista si lo transpone a su terreno… pero ¿alguien que se va de copas los sábados? ¡anda ya!. Quitándole la “magia” cristiano-espiritual, desde el punto de vista dramático la obra es una soberana chorrada y no se puede considerar una ópera sino un oratorio o cantata escénica.

El siguiente aspecto a considerar son las dimensiones de la obra, 2 coros, una orquesta inmensa con diversos instrumentos poco usuales y más de 4 horas de música de una dificultad interpretativa considerable. Puede que el compositor justificara esta grandilocuencia por el tema tratado, pero como a mi este tema no me parece para nada grande, esta grandeza de medios me parece en muchos momentos excesiva. Exige demasiado al teatro que la programa, a los músicos que la interpretan y exige mucho al oyente. Si los resultados fueran como los de la teatralogía wagneriana, quizá podría justificar tanta exigencia, pero no es el caso.

¿Y la música? Pues la música de San Francisco me parece de nuevo muy irregular en muchos sentidos. Irregular en cuanto inspiración, con momento bastante aburridos y momentos sublimes. Irregular en cuanto al discurso musical, que al igual que el discurso dramático, está compuesto de fragmentos independientes entre si sin ninguna coherencia o continuidad: un ratito de percusión oriental, un ratito de coro, otro ratito de percusión, un ratito de canto llano acompañado. Lo mejor, una parte de la escena de los estigmas y el final, con una escritura coral y orquestal inmensa. Lo peor, el principio y el sermón de los pájaros.

Las funciones del “Real”

A estas funciones del Real, que han sido mi primer acercamiento a la obra, he ido con recelo, y no me importa reconocerlo. Recelo porque como abonado del Teatro Real esta ha sido la única ópera que no me han permitido devolver la entrada, un servicio muy útil para los abonados que, como yo, viajan con frecuencia y tienen problemas de fechas. Recelo por el empeño de Mortier de “iluminarnos” a todos los aficionados y descubrirnos esta maravilla. Recelo por el exceso de medios invertidos en esta producción que condenan a otras óperas a verse en versión de concierto. Recelo por el traslado al Madrid Arena, lugar que consideraba a priori muy poco apto para una representación operística. Pero al igual que acudía con recelo, acudía con muchisimo interés por todos los comentarios previos sobre la obra y por mi interés en la música de Messiaen.

Y después de seis horas y pico de representación y unos cuantos días de reflexión (en los que he aprovechado para volver a escuchar por partes la obra en diversas versiones) puedo contar mi impresiones.

El entorno me parece un despropósito: un acceso complicado al reciento, incomodidad, necesidad de amplificación, vasos de plástico en los entreactos, ruido del aire acondicionado, falta de recogimiento por culpa de la luz natural que entraba durante los 2 primeros actos, exceso de espacio vacío alrededor de la escena, etc… Llevarse la ópera al Madrid Arena con la única justificación de una “instalación” postmoderna consistente en una cúpula muy bonita que cambia de colores según nosequé es directamente una gilipollez, básicamente porque la cúpula no se ve bien desde más de la mitad del aforo y porque además no aporta nada. Si los motivos para llevarse las representaciones al Madrid Arena fueran otros como atraer a un público al que el Real le impone respeto, intentar romper la rutina operística de los aficionados, intentar crear un ambiente de ocasión fuera de lo normal, etc… podrían justificar un poco el despropósito, pero no voy a entrar a valorarlos, porque no se nos ha dicho así y nos habrían mentido en la cara a los abonados (y no se que es peor, si un gilipollas o uno mentiroso).

La puesta en escena, quitando la inútil cúpula antes mencionada es simplemente correcta. No hay casi dramaturgia, así que poco hay que hacer, ya sea bien o mal.

Los intérpretes principales, o sea, las voces (porque se actúa poco y no hay “drama”) estuvieron todos correctos. No se puede decir mucho más porque el tipo de canto casi llano y plano no da para mucho más. El pobre Marco-Buhrmester llegó fatigado al último acto. Sin embargo los coros estuvieron espectaculares en casi todas sus intervenciones. La orquesta invitada funcionó muy bien y se nota que tanto ella como su director Sylvain Cambreling tienen la obra muy trabajada, aunque algunas partes son indirigibles, como el sermón de los pájaros, con ese rollo multirítmico y salen de aquella manera.

Conclusión

Pues que quizá Mortier ha conseguido salir en todos los periódicos y que se hable de este estreno en México y en Nueva York, pero desde mi punto de vista de aficionado, un par de momentos disfrutables, bastante lejos de ser una de mis experiencias musicales más intensas de mi vida y para los que no hacían falta tantas alforjas.

Y sí, yo soy de los que dicen que el emperador va desnudo.

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0

7 thoughts on “San Francisco de Asís: El traje del emperador

  1. Huyyyyy, pues te van a llamar ignorante y burgués acopmodaticio y reaccionario, que lo sepas.

    Por lo demás, totalmente de acuerdo 🙂

  2. Sempronius says:

    Como ud. bien sabe, nuestro común amigo Lupercio de Argensola, y un servidor, somos de la opinión de que los mamotretos, al igual que las bicicletas, son para el verano. Fíjese ud. en la humana jaculatoria de pedir algo grande en temporada de veraneo, y como el universo, siempre próvido de saraos, nos regala gloriosas gestas para el espíritu, siendo el San Francisco de Messiaen, un generoso tentetieso, solo comparable al desvirgado por vía rectal de cristofreaks por la compleja pero placentera técnica de la doble penetracion.

    Y sí. Tanta cúpula para pasar desapercibida, bien podría haber hecho más explícito ese aire de parte pudenda del calor madrileño, solo insinuado lévemente por esos guiños del destino, que desde Londres nos invitaba al reestreno de otro mamotreto, la gótica de Bryan, Havergal. Hombre cuyo nombre, lleva un puñal de carne clavado, un nominal cimbrel, para regocijo de paisaje y paisanaje propio, y especular para foraneos… Dicho de manera fina, y en castellano: una polla en cada mano.

    El estío seguiría obsequíandons con grandes instantes de agradecida sordidez. ¿Qué decir del anuncio de Bigas Luna? señor, a la sazón, que no defeca si no muestra a alguien en plena coyunda, y el extraño maridaje del potente quitagrasas KH7. Menudo susurro al viento, como Arrabal pidiendo palabra para “minoría selecta” en tal estado de embriaguez, que el papel de la locura quedaba en lado sobrio…

    Aunando estos ingredientes, ¿cuan necesario hubiera sido eliminar la vidriera, y disponer de tres cipotes preconciliares frente al proscenio, que como fin de fiesta, eyacularan KH7 ante el atronador acorde de Do mayor sl que llegara Monsieur Messiaen tras mostrar al mundo su genialidad por aquello del petulante “habemus uebo”, mientras Chanquete, como apolíneo ser, se insinuaba a un San Francisco redivivo y transfigurado en el Rey Roger, sediento de experiencias místicas basadas en pendulazos espirituales ante la excitación de la carne. Sí, mis amigos, no solo se asciende a las alturas por medio de la trsnsfiguración mistica. Un buen empalador que haga de su orto un candelabro es igualmente efectivo.

    Que Priapo sea condescendiente con todos vosotros.

  3. pastoso says:

    Sempronious, me descubro ante su prosa. Da gusto leerlo por aquí. Además me apasiona su idea de un San Francisco fálico como máxima expresión de arte. Porque el sexo en la ópera no son ninguna novedad… pero en San Francisco… eso es ser postmoderno y no lo de Mortier. Un par de cambios de gobierno y le veo a ud. programando estas sublimes ideas en nuestro querido Teatro.

    La cara que pondrá el sucesor de Rouco puede ser antológica.

  4. Sempronius says:

    Mi muy querido amigo Pastoso:

    Celebro que guste lo florido de mi verbo, del mismo modo que suscribo sus opiniones generales sobre la mariconería en general y la música en particular. Es más, su acertado estilo, sin tapujos ni jeribeques, que no parco de ornamento, despierta en mi ser, las más lúbricas ensoñaciones, traducidas para orgullo patrio, en pringosas consecuencias de la parte más sensible de mi físico, que se esparcen, cuales lluvias jupiterinas en torno al punto de origen.

    Mucho pide ud. vislumbrándome como programador en este nuestro querido Teatro, pero las armonías del universo depararon otro papel para mi; la confección de un Tractatus de ciencias, que si bien alejadas de la música, comportan lejana relación.

    El San Francisco fálico es, posíblemente, la mejor relación entre el hombre, su pensamiento y su conducta… ¿Acaso no es nuestro señor, al igual que las propuestas tres vergas enhiestas, uno y trino? Imagínese las tres a la vez, desbordando el escenario con engrudo vital y en comunión con el público, con caras inesperadas, pero deseosas de tal universal bukkake, danzando en orgía, como gremlins bajo el agua…¡Ese es el espíritu! Así se llega al misticismo, y se ve al divino… Eso sí que sería de espectáculo y no aquellas fiestas de espuma de Pachá, tan de moda en tiempos de existencia de la Unión Soviética.

  5. angelparsifal says:

    Yo fui gafapasta en mi adolescencia, como bien sabes, pastoso. Todo aquel que alaba una obra de arte sin sentirla, sabe para sus adentros que no hace más que el ridículo.

    angelparsifal

  6. Desde aquel momento qued sellado el pacto de una nueva vida. Francisco se crey llamado especialmente a cuidar leprosos, cuyas chozas desde entonces frecuent no ya secretamente, pues en aquella poca en As s era mal visto dar limosna a los pobres, sino que lo hac a a plena luz del d a y nunca olvidaba besarles la mano al entregarles su ofrenda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *