El sexo y los pies

Como introducción veamos esta gloriosa escena de Pulp Fiction:

Y ahora si, entremos en materia: el sexo y los pies.

Pocas cosas existen en este mundo tan controvertidas como los pies. No es necesario llegar al terreno sexual para encontrarnos con la polémica. Unas personas sienten aversión por los pies en general, por tocar los de otra persona, por que se los toquen o simplemente por verlos. Otros disfrutan viendo un pie, tocándolo, masajeandolo o cuando se lo tocan o masajean. En medio tenemos a un grupo (escaso, pues la mayoría se suele posicionar en uno de los extremos)  al que los pies le son indiferentes.

Al llegar al plano sexual hay gente que los pies les cortan el rollo, pero hay otros que se excitan terriblemente con ellos. Siguiendo el afán clasificatorio de este blog, pasamos a enumerar los distintos grados de atracción por los pies:

  • Nivel -3 (piefóbico): El sujeto no puede tocar unos pies o que se los toquen
  • Nivel -2 (escrupulosete): El sujeto le desagrada tocar unos pies o que se los toquen
  • Nivel -1 (sosete): Al sujeto, los pies le producen extrañeza
  • Nivel 0 (centrista): El sujet0 siente una profunda indiferencia por todo lo relacionado por los pies
  • Nivel 1 (esteta): El sujeto disfruta admirando la belleza intrínseca de unos pies bonitos
  • Nivel 2 (rozador): El sujeto siente un placer sexual limitado cuando en su cuerpo entra en contacto con los pies de su pareja o viceversa
  • Nivel 3 (podafílico leve): El sujeto disfruta tocando y masajeando los pies de su pareja (podafílico activo) o cuando su pareja le toca y masajea los pies (podafílico pasivo).
  • Nivel 4 (podafílico medio): El sujeto disfruta lamiendo los pies de su pareja, intruduciendose los dedos de los pies en la boca o cuando estos le rozan su pene o ano. La variante podafílico pasivo sería la inversa.
  • Nivel 5 (podafílico severo): El sujeto disfruta al ser dominado por unos pies, cuando estos le son restregados por la cara o le pisan diversas partes de su cuerpo. El pisado se considera podafílico servero sumiso, y el pisado podafílico servero dominante
  • Nivel 6 (podafílico guarro): El placer aumenta cuando más sucios están los pies, cuanto más olor desprenden . Además entra en juego el calzado deportivo (el famoso “rollo zapas”), los calcetines (“rollo calcetos”) y las botas (“rollo botas”)

A lo largo de mi vida me he cruzado con personas de los 10 niveles: un piefóbico que huía y le daban escalofríos si le rozabas los pies en la cama, un escrupulosete que le daba asco si te veía los pies desnudos en el sofa, varios centristas de los que no hay nada que contar, un chico que estaba enamorado de mis pies (un precioso 45 bien proporcionado), varios rozadores a los que he oido gemir más intensamente al rozarle los pies, un modelito podafílico leve que me hacia (y me sigue haciendo) masajes en los pies a las 6 de la mañana o mientras veo el fútbol, un podafílico medio navarro que se podía pasar horas lamiendome los pies, un podafílico servero charro que se corria si le pisabas la cara, y otro pijín granadino que lo hacía al pisarle los huevos. Con podafílicos guarros me he cruzado (o he tenido constancia de su parafilia) pero me he abstenido de tener relaciones con ellos.

 

 

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0

One thought on “El sexo y los pies

  1. jaj yo creo que estoy en el nivel 1, un poco aburrido pero esteta. Me gustan los pies de hombre sin son bonitos y tb. si son horrorosos, jaaj y me produce mucho morbo su contemplación y mas si van en chanclas. Pero de ahí no paso, jaaja. Un podasoso, jaja

    bezos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *