Fobia a la lefa

En general, a la mayoría de los maricas les gusta la lefa. Les encanta.

Existe sin embargo un amplio grupo que, aunque disfruten viendo generosas corridas en las películas y videos porno de turno, a la hora de la verdad les da asco. Tienen fobia a la lefa. Yo los denomino (en una  maravillosa cacofonía): lefófobos.

Los lefófobos olvidan que el semen producido en una corrida es el maravilloso resultado del orgasmo que acaban de provocar en otra persona o en ellos mismos y se centran en la parte más física: un líquido pegajoso y calentorro.

Follar con lefófobos suele violentar el final del sexo, porque o como activo te corres dentro del condón, o te quedan pocas posibilidades. No estamos aquí hablando de prácticas de riesgo como correrse en sus bocas, sino cosas mas light como hacerlo en sus caras, sobre su pecho o sobre esos maravillosos abdominales que a veces tienen. “No, te corres para ti”, dicen algunos. Otras veces, como haciendo un sacrificio por amor, dejan que se corran sobre ellos. Pero el gozo del reciente orgasmo en un pozo, porque inmediatamente saltan de la cama o de donde se hallaran para ir a buscar un triste rollo de papel higiénico para limpiarse, cortando así, de manera abrupta y limpia toda esa mezcla de agotamiento suciedad y relax que sucede a un orgamo. ¡Con lo bonitos que son esos momentos de dos amantes sobre la cama después de un polvazo, pringados de lefa, mirándose a la cara o al techo, haciendose alguna caricia, hablando o simplemente guardando un maravilloso silencio!

 

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook15Share on Google+0Pin on Pinterest0

9 thoughts on “Fobia a la lefa

  1. Patick says:

    Ui, yo creo que el peor polvo debe de ser con un lefófobo circuncidado…GRIMILLA.

  2. Jsinalbornoz says:

    Tampoco es plan de estar media hora con ello en las abdominales, que luego se convierte en aguachirri y empieza a gotear

  3. Nandfr says:

    Definitivamente, yo soy un lefófobo, aunque con mi ex me encantaba que se corriera en mi boca XD, normalmente es un poco asquerosillo, más que nada por lo que has dicho, es un líquido pringoso y pegajoso, además de que se escurre… además, si sabes no exagerar la reacción y tener unos pañuelos cerca, puedes limpiarte de manera normal sin comentar lo poco que te gusta, y después de eso de nuevo a la cama por esas caricias de después.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *