El punto de inflexión

Está muy extendida la idea de que el hombre, como ser humano, con la edad va aumentando sus capacidades intelectuales, físicas, reproductivas, etc… hasta que llega a un punto de inflexión a partir del cual todas estas capacidades comienzan a disminuir.

Dónde colocar este punto de inflexión ha suscitado grandes controversias y opiniones dispares a lo largo de la historia. Unos opinan que los mejores folladores son los más jovencitos pero también está el mito de los calvos maduritos como grandísimos reproductores. Otros argumentan que Einstein esbozó sus teorías principales a los 26 años y que a partir de ahí no tuvo ninguna idea brillante. Si nos fijamos en el ciclismo (ese deporte que siempre ha acompañado las siestas veraniegas de los españoles), encontramos corredores que alcazan su plenitud de forma física a los 26 años y otros que lo hacen a los 34.

Como este blog tampoco tiene excesiva vocación científica pasamos a enumerar las teorías sobre el punto de inflexión más peregrinas.

La longitud vital

Según esta teoría, el punto de inflexión vital se produce en el momento en que una persona iguala su edad al número de cms que le mide su miembro viril. Esto es unos 18 años para mucha gente, unos 22 para un selecto grupo, y poco más de 13 para esa supuesta media española que nadie (excepto los de pene pequeño) creen.

La superación del acumulado

La clave de esta teoría es la superación y por supuesto se vuelve a basar en el sexo. Consiste en que el punto de inflexión se alcanza el año en el que uno no es capaz de superar el número de parejas sexuales acumuladas. Esto es, si un chico español medio pierde la virginidad a los 19 años y, con un poco de suerte, ese año consigue tirarse a 3 personas el año siguiente deberá tirarse al menos a 4. Si lo logra, y digamos que se tira a 5, el siguiente año deberá superar el acumulado, 5 + 3 = 8: deberá tirarse como mínimo a 9. Si logra la proeza de tirarse a unas 10 personas (ya está espabiladito y le sobran recursos) tendrá un acumulado de 5 + 3 + 10 = 18. La cosa se pone chunga. Los grandes fuckers consiguen superarse, pero pocos sobrepasan los 25 sin haber llegado al punto de inflexión.

La primera molla

El título lo dice todo: cuando aparece la prrimera molla se alcanza el punto de inflexión vital. Esto solo vale por supuesto para aquellos que de siempre han tenido un cuerpo de figurín.

El primer gatillazo

También es sencillita. Solo aclarar que ha de ser un gatillazo sin causa normal explicable (exceso de alcohol o drogas, nerviosismos de primerizo, roturas de relaciones traumáticas, etc…). Desde la aparición de la Viagra y el Cialis esta teoría está perdiendo adeptos.

El +24

A partir del momento en el que tu cuerpo dice basta y las resacas duran más de 24 horas se alcanza el punto de inflexión.

Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0

2 thoughts on “El punto de inflexión

  1. elmismo says:

    El que no se te ponga del todo dura (pero sí morcillona) por llevar 4 pajas (3 en soledad, 1 compartida) no se considera gatillazo, no?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *